martes, 26 de marzo de 2013

Querida Mónika


Hace tiempo que no actualizo y la verdad es que me he quedado un poco desganada. No ha sido la mejor semana, sin duda. 
En general está siendo un año bastante raro. A veces tengo la sensación de que absolutamente nada está saliendo como me gustaría. Estoy deseando terminar este curso.

Pero hay cosas que superan a otras. Hay cosas que si pudiera cambiarlas, preferiría pasar 20 años como este, con tal de que no se produjeran.

Ya lo publiqué en mi otro blog, pero tenía la necesidad de hacerlo aquí. Por ella. Porque un día le dije que tenía un proyecto futuro en este blog. Porque quería hacerle una entrevista y ella estaba encantada. Porque de los pacientes se aprende más que del Harrison y el Farreras juntos, y de los amigos más que de nadie.

Porque llegué tarde. Porque no sé por qué, pero sigo sin encontrar el consuelo.  Porque es mi amiga.

Hoy hace una semana de esta carta y sigo sintiendo lo mismo.


Querida Mónika, mi glivec-girl ( http://leucemialinfoblasticaaguda.blogspot.com.es/ )

Jamás creí tener que escribir estas palabras. Repaso emails. Repaso la última conversación. Sé que no te gustaría verme así, pero todavía no me sale reír. Me duele la cabeza de llorar. ¿Y qué?


No te lo vas a creer, pero vi tu carta en el sobre hace 4 días... jaja. Te reirías si lo supieras. ¿Te lo puedes creer? Reconozco que cuando abrí el sobre, me lancé a por el chocolate y a por la camiseta, y pensé "qué raro que no escriba nada". Dejé el sobre por cualquier lado. 

Hace 4 días, mientras leía los cientos de miles de documentos para un estúpido examen, miré el sobre y vi la carta!! Escrita el 9 de febrero... ¿te lo puedes creer? Más de un mes después... Soy un desastre. No la he dejado de leer desde entonces. La he vuelto a leer hoy y he vuelto a llorar. No lo sabes, pero la voy a tener colgada en mi habitación mínimo mínimo hasta que haga el MIR. Queda entre tú y yo, pero como esto al final lo leen los cotillas, sólo transcribiré unas frases para que sepan por qué:

"Gracias por estudiar medicina para salvar a gente como yo. Gracias por esos largos días estudiando. Gracias por elegir esa profesión"


Este año estaba siendo un rollo, lo sabes. Exámenes por todas partes y muchas cosas más. Tampoco pudimos hablar mucho, porque los mesazos que te tiraste en Argentina el wifi te iba regular tirando a mal. Pero si tengo una motivación para seguir con fuerza esa eres tú.


Qué raro me resulta todo... La gente se debe pensar que esto es lo típico. Que cuando alguien se muere sólo se dicen cosas buenas de esa persona. Pero, no sé... quizás quienes te conozcan mucho mejor que yo, podrían colarte algún defecto pero a mí no se me ocurre nada.

Nunca he conocido a nadie como tú. Nunca he conocido a nadie que a 3 días de entrar en una UCI estuviera preguntando que cómo estaba yo, que si estaba bien...¿Hola? Pues yo... verás, estudiando, pero por por lo demás, ¿cómo quieres que esté? Estupendamente. En mi última analítica pone una hemoglobina de 14,8... Flipa. Es que ni anemia. 
Hace menos de dos años estabas esperando el trasplante, y recuerdo lo mismo... Siempre te has preocupado por mí mucho antes que por ti, incluso antes de situaciones extremas e importantes.

No creo que nadie sea capaz de acordarse del más mínimo detalle de mi vida. Siempre al tanto... Recuerdo la que armaste para que, a 1000 km de distancia una amiga tuya me diera algo de tu parte... Cuando lo vi, pensé (y creo que lo dije) "Esta chica está mal de la cabeza..." jajajaja. ¡¡¡Dos tabletas de chocolate!!! Habíamos hecho esperar a una amiga tuya (el enanito y yo) una hora en un sitio esperando poder hacer turismo tranquilamente por DOS MARAVILLOSAS TABLETAS!!! Créeme que no lo olvidaré nunca.


No me puedo olvidar de ti... Jamás podré hacerlo. Recuerdo tu cumplevidas, porque coincide con mi cuempleaños.... Recuerdo tu cumpleaños, porque coincide con el del enanito...


¿Por qué escribo todo esto? Qué cosa más absurda... ¿Por qué no estás para leerlo?

¿Cómo comeré ahora dulce de leche sin acordarme de ti?

Me levanté esta mañana... más tarde de lo que acostumbro, así que tuve que correr para prepararme. Pensé en ti. Me puse un jersey negro de esos que se llenan de pelos de Umpa, pero bueno, no había nada que pegase más con ese pantalón. Me miré al espejo y la imagen me pareció un poco triste. Fui a la habitación y cogí uno de tus maravillosos broches de flores... (si tú supieras el encargo que te tenía hecho... todavía no te lo había dicho, no quería que te agobiases antes de tiempo... jaja. Ahora tendré que pensar en otra cosa... pero qué más da). Me lo estampé en el jersey y así fui a clase. 

2 horas... miro el facebook para buscar novedades... NADA
3 horas... miro el facebook y me topo de bruces contra la realidad. ¿Por quéeeee?


Tú "en el talego" Guasapeando...
Vivo las siguientes horas fuera de la realidad y te escribo esto, porque estudiar no puedo... El examen del viernes me importa poco ahora (total, es un parcial... ) Quizás mañana pero sólo por ti ¿eh? Porque la cirugía no me interesa, y menos hoy. 
Quizás mañana... Quizás.
 Pero por ti nada más.

Me debes dos rizos y medio... lo sabes ¿no? No te lo tendré en cuenta... por esta vez no.


Esta carta no me está quedando ni bonita ni ná... Pero es escritura automática... Es lo que me sale... Cuando leí tu carta, la escrita en papel (si ... esa que he tardado más de un mes en leer) te respondí de inmediato. Aquí la tengo... sin enviar. Una carta sin destinatario queda como rara.


Me despido por hoy Mónika. Voy a echar de menos esas risas. Voy a echar de menos esas conversaciones que me retenían por hablar contigo a deshoras. Por tus noches de insomnio... por lo que fuera.

Voy a echar de menos responder a las preguntas raras que me hacías de medicina... Nunca me olvidaré de aquella de... "¿Cómo se abrevia intratecal en la terminología médica?" Y yo... "mmmmmmmm ¿poooooooooooooor?" Y era porque te querías tatuar en la espalda un cículo que pusiera: "Intratecal por aquí". Yo no supe responderte... y meses después me dijiste: ES "IT"... jajaja y yo ni me acordaba de a qué te referías... Qué locura. Qué risas.

No sé si fue por el #HiceQuimioYquedéAsí... pero con quimio o sin ella, eres la mejor persona que he conocido en los dos últimos años. ¿Sabes?


No sé qué más decirte... tenía tantas cosas que contarte...


Uno nunca sabe ni cuándo viene a este mundo, ni cuándo sale de él. En el tiempo en el que esté aquí, en cada pasito que dé en el misterioso mundo de la medicina, tendré un motivo por el que darte las gracias y un motivo por el que seguir adelante.

Gracias por haberme enseñado tantas cosas. Gracias por estar ahí. Gracias por haber formado parte de mi vida.


Hoy, en el sur, a 1000 km, el cielo también llora.

Besos con neupogen, que siempre vienen bien


(No sabes cuánto echaré de menos esas frase)


Se te quiere. Mucho.


PD: Mónika... me río y lloro al mismo tiempo... va por momentos... ¿sabes de qué me acabo de acordar que me ha entrado un ataque de risa? Del negocio de venta de Glivec clandestino que queríamos hacer para irnos de viaje... jajajajaja. Me acuerdo cuando te dije que al final yo se lo había devuelto a mi médico y que no me lo había rechazado... Quiero que sea ese día... Quiero que sea el día que estuvimos riéndonos por eso...