viernes, 9 de enero de 2015

Querido tú, estudiante del MIR... A 22 días...

A estas alturas del año, a poco más de una veintena de días hasta el día del MIR... empieza la cuenta a atrás. Esto ya no es ninguna broma. Ahora ya no hay terceras vueltas por delante, ni “me lo miro en un rato que tenga libre”. El lunes empieza la cuarta y última vuelta...

Imagen desde mi ventana...
Estoy cansada. Pienso que es sólo un mes más, como los de antes. Total... es el décimo año consecutivo de mi vida en el que enero es un mes que no existe. Miro por la ventana de mi estudio y pienso que tenía que haber hecho una foto semanal para que vierais... lo poquísimo que han cambiado las vistas desde junio (cuando todo empezó) hasta ahora. Las naranjas de la vecina y poco más. Afortunadamente tampoco he hecho lo de una foto semanal de mí misma desde junio hasta ahora. Porque eso sí que ha cambiado. Intento pensar que el hecho de que mi aspecto se asemeje día a día más al de un yonki “puesto” hasta arriba... quizás sea un factor de buen pronóstico de cara al MIR... Al fin y al cabo, no son más que las consecuencias de haberme dedicado a estudiar los últimos 6 meses de mi vida. No sé cómo perderé los nosécuántoskilos que he ido cogiendo por el camino en nombre del MIR (como si por cada 1000 kalorías me regalaran una neta... )

Queridos familiares, amigos, vecinas, gatos, cajeras del Mercadona y demás personajes que me rodean físicamente o en la distancia en mi día a día ajenos al mundo-MIR ... Estoy cansada. Estoy agotada. Ya sé que no tenéis la culpa, aunque a veces lo pague con vosotros y ni me disculpe. Pero esto es realmente frustrante... Estoy contenta de haber estudiando toda la medicina “del tirón” porque por primera vez en mi vida he relacionado algunas cosas que estaban en lugares escondidos y distantes de mi cerebro. Me gusta. Me gusta la medicina y si volviera 6 años a atrás volvería a tomar la misma decisión pese a esto... Porque es difícil. Porque aunque haga esfuerzos no todo tiene por qué salir bien. Porque esto no es un examen más. Que esto no es de aprobar o suspender. Que este no se puede repetir hasta dentro de un año. Que no consiste en hacerlo bien, consiste en hacerlo MEJOR. Porque me autoevalúo cada día y sé cómo voy. Porque meter la plantilla de un simulacro a estas alturas puede resultar el mayor de los jolgorios o una tarde entera de llantina. Porque llevo dedicándome no sé cuántas semanas a esto y realmente confío en que tenga su recompensa... Pero... ¿y si no la tiene? Porque... podría no tenerla.

Entonces intento pensar en aquellas palabras del profesor de urología de la academia... esas de... “lo peor que os puede pasar no es repetir el MIR” cuando nos contaba la historia de una amiga suya a la que durante la preparación el diagnosticaron una enfermedad importante. Pero, ¡madre mía!... ¡¡yo esto no lo repito!!... por el bien de mi salud física y mental...

Lloro por nada. Se me rompe el ratón del ordenador... lloro. Se me da mal un simulacro... lloro (e incluso veo la peli de Frozen... que no sé si eso no indicará lo mal que estaba en ese momento). Me mandan una postal felicitándome el año una persona que no esperaba y me trago las lágrimas por no parecer demasiado estúpida en plena calle. Pienso que no me va a dar tiempo a terminar lo que me toca para hoy... y a ver cómo lo cuadro en otro momento... lloro. Lloré hasta en Nochebuena por “nada”. Creo que no he llorado tantos días seguidos en mi vida.
Pero me río... me río como una completa loca por estupideces... Me tropiezo con una baldosa yo sola en mi casa... media hora de risa tonta. Meto el aceite en el frigorífico, más risas. Alguno de los gatos se estampa contra el cristal... dos horas de risa hasta que se me olvida...

Deberían inventar un concepto nuevo sobre la ciclotimia en el estudiante MIR porque, al menos yo... cambio de humor unas 50 veces al día... Sé que estoy inaguantable... pero sé que ahora queda lo peor.

Queridos acompañantes... no pretendáis que no esté nerviosa... Porque lo estoy, y esto sólo va a ir a más. Es normal y, en su justa medida, incluso sano. Como en algún momento nos han dicho... “el que vaya a ser el número 1 del MIR también estará nervioso”

Intento pensar que hay miles de personas como yo en toda España... que no soy la única idiota medio trastornada por todo esto. Me ayuda hablar con los resis... los que hace un año o dos estaban como yo. Sus palabras, aunque exactamente iguales a las que pueda decir otra persona, tienen un valor diferente...
No quiero ser la número 1 del MIR (bueno... puestos a pedir... sí... jaja pero sé que no lo voy a ser) Quiero ser la número 1 de mi MIR y quiero que vosotros también seáis el número 1 de vuestro MIR. Que después de todo pensemos que mereció la pena porque nos dio para lo que queríamos y a ser posible donde queríamos.

Así que... a todos los MIRes que me lean... ¡¡¡ÁNIMO!!! y ¡¡¡¡FUERZA!!!! Es un último esfuerzo. No está todo hecho. Sí una buena parte del trabajo, pero no es momento de darnos por vencidos.

Os dejo mi pizarra... la misma en la que cada día apunto los antibióticos que son activos frente a pseudomonas, la misma en la que intento repasar las indicaciones de vayaustéasaberqué cada día...


PODEMOS Y VAMOS A SER EL NÚMERO 1 DE NUESTRO MIR, ¿EH? ¡¡A POR TODAS!!


16 comentarios:

  1. Qué poética estás, cabrona.

    El Crij repitió MIR y míralo, de cirujano residente en La Fe. Y si el Crij lo logró con lo zoquetón que ha sido siempre, tú que eres diva quedarás en cabeza.

    Besoj

    34+5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo... ni me planteo repetirlo, ni me lo puedo permitir...
      Y este examen es demasiado parrticular... donde fallar o acertar una pregunta más puede suponer una gran diferencia pese a que los conocimientos entre uno y otro sean realmente similares.

      Eliminar
  2. Qué bonito, Irene.

    Lo estás dando todo de ti, se nota en cada entrada y cada comentario. No sé si saldrà como a ti te gustaría que saliera, pero desde luego aquí hay alguien que piensa que lo estás luchando y que tienes motivos para estar más que orgullosa de ti misma.
    ¿Y si no sale? Entonces una seguirá aquí, apoyándote otro MIR más.

    ¡Un beso muy muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayssss eso espero... porque esto es un tanto desesperante!!!

      Eliminar
  3. Tranquila, ese síndrome pseudobulbar está a la orden del día y es muy normal jajajajaa la verdad es que aunque uno intente estar sereno las 24 horas del día, al más mínimo despiste te vienen las incertidumbres a la cabeza!!!! Mucho ánimo Irene, que ya solamente nos quedan unos pocos días para decir que todo esto ha terminado, independientemente de cómo, que seguramente irá bien.

    Por cierto, nosotros ya llevamos desde el 2 de enero con la cuarta vuelta y te puedo decir que la sensación de cerrar un manual para siempre, aunque inquietante es LIBERADORA!!!!

    Mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos!! Me alegra saber que sienta bien cerrar manuales.
      Nosotros empezamos el lunes... con la mitad de tiempo de la tercera vuelta... jaja
      Tengo miedo... a ver si consigo animarme de aquí al lunes... :p

      Eliminar
  4. "e incluso veo la peli de Frozen... que no sé si eso no indicará lo mal que estaba en ese momento" Jajaja, seguro que alguna relación tenía.

    Es superrara la sensación esta de... pese a creerse preparado para afrontar el MIR tras todo lo estudiado, e incluso los que llevan una media de percentil por encima de 90, no tengas ni la más mínima certeza de que el día M no se te cruzará un cable y tocará jornada catastrófica... peero en fin, todos estamos igual; y darle vueltas al "qué pasará" no nos servirá de nada; asi que toca racionalizar la situacion, seguir tragando información al ritmo acostumbrado, y rezar para que llegue el dia de una puta vez :)

    Mucho ánimo de un compañero y "rival" jajaja :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, compañero!!!! jajaja no creo que seas mi rival... soy de las del percentil 99... ejem jajajaja (nótese la ironía)
      Mi variabilidad entre simulacros (si comparo mi "mejor" simulacro y mi "peor" simulacro... es tal... que considero que el día del MIR puede pasar casi cualquier cosa... Recuerdo las promesas de estabilidad... y... ¡¡qué va!! ves mi gráfica y está en fibrilación ventricular... Así que, realmente confío en que toque el pico para arriba... jaja a alguien le tiene que salir mal y espero que no sea a mí, porque estoy ya hasta las narices.
      Hoy he empezado a cerrar manuales... y creo que sé menos que antes de abrirlos... No estoy segura de que esta última fase vaya a servir para algo más que para tener los sueños más horrosos de mi vida... jajaja

      MUCHÍSIMO ÁNIMO!!! Aunque sois unos cuantos los "anónimos" a los que no conozco.. espero saber de vosotros cuando esto acabe y confío en que la respuesta sea que os fue bien!! =)

      Eliminar
  5. Ire bonita!! Que me acabo de dar cuenta de esta entrada!! Te deseo la mayor de las suertes y el mejor de los ánimos aunque no soy la más indicada para hacerlo porque últimamente estoy un poco en crisis con mis opos. Ya lo contaré en una entrada próxima. Un abrazote

    ResponderEliminar
  6. Tranquila Irene, que estamos todos igual!! Yo a ratos estoy dando saltos y otras agobiada pensando en que no voy a llegar, que el día del MIR va a ser más difícil etc. Pensaba que tenía un trastorno bipolar latente y que se me había manifestado ahora con el MIR, pero veo que es normal :)

    Yo también quiero que seamos las número 1 de nuestro MIR particular. Creo que con lo que llevamos trabajado, merecemos premio ¿no?

    ¡¡¡Mucho ánimo!!! Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que lo merecemos!!! jajaja A por todaassss

      Eliminar
  7. ¡¡¡¡¡Áaaaaaaaaaaaaaaanimo!!!!! Esa ciclotimia es la norma. Yo, que lloré durante toooooda la carrera, me hice el firme propósito de no llorar tanto durante el MIR. Pero broté a maníaca. No sé qué es peor. Partirse la caja cada dos por tres, cuando el cansancio me dejaba, pues como que...El mayor ataque se producía con un helicóptero teledirigido de mi hermano. Sí, como lo lees. O sea, que no te preocupes. Volverás a ser una persona corriente y moliente.
    ...y no llorar no fue lo mejor que hice. Porque el 31 de enero reventé, y en lugar de repasar la maldita Estadística, aquella última mañana lloré de 10 a 14.
    Pero todo pasa. Lo que no pasará, pase lo que pase, será tu sonrisa, que de grande que será te dejará atascada en la puerta del Ministerio allá por abril. Serás tu number one. Y lo sabrás, y tú sola te darás cuenta de que toda esta basura mereció la pena.

    Ánimo :) ¡Y estoy por aquí para cualquier cosa! Un besote,


    Fátima (Dear Little Littmann)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja muchas gracias por comentar... intentaré no llorar el día de estadística. Yo estoy con cambios de humor constantes... Durante la carrera lloré los 3 primeros años, luego me fui calmando.... jaja y ahora no me aguanto ni a mí misma.
      Muchas gracias por tu apoyo!!!

      Creo que después del MIR necesitaremos también asistencia para volver a una vida normal.

      Eliminar
  8. Hola!
    Veía tu otro blog, pero no sabía que también tenías este!
    Ánimo, ánimo y más ánimo. Ya casi lo tenéis.
    Creo que ese tipo de histerias no se pueden controlar. y como tú has dicho, es sano echarlo fuera. No hace ningún bien quedárselo dentro. Todo esfuerzo tiene su recompensa, y si sale mal, no pienses que todas esas horas están perdidas. Creo que es importante estar en paz con uno mismo. si tú crees que lo has hecho bien, has dado el máximo de tus capacidades y de verdad has cumplido con lo acordado, entonces serás el número uno de tu MIR ;)

    ResponderEliminar