viernes, 5 de agosto de 2016

La verdad... - Conversando con pacientes

- ¿Esto es el final?  Dime la verdad...
- ¿Tú qué piensas, Alba?
- Yo creo que sí...

Y dejé que el silencio tejiera las palabras que ya sabías.

Qué dolor extraño debe ser ese que no se calma con pastillas, ¿eh? 

Me gustaba cómo combinabas la ropa, te lo dije... 
Me gustaron aquellas conversaciones en las que te sincerabas, porque no había moros en la costa. 
No me gustaba tragarme las lágrimas y que se me empañasen las gafas con la mascarilla puesta. 
Me gustó que tu marido me contase tu historia, mientras ya solo respirabas.

Querías la verdad. 
Y querías estar en tu casa. 

Siento no haber podido conseguir tu segundo deseo. 


El resto de aquella conversación queda entre nosotras, princesa.