lunes, 2 de octubre de 2017

¿Qué hace un médico cuando pasa planta? - Hematología. Rotando en planta

La  especialidad de Hematología y Hemoterapia es "estrictamente" hospitalaria. Prácticamente no hay  hematólogos en centros de especialidades, ni con consulta privada ni nada que se le parezca.
La pregunta del millón (a veces entre los propios médicos) es... qué leches hace un hematólogo.

Quizás, la parte más fácil de entender, porque es lo más visible o lo más cercano que puede tener la gente profana  a la medicina... es la parte clínica de la hematología.

Y aunque esto es extensible al resto de especialidades, yo me centraré en lo mío... que es lo que conozco.

Actualmente estoy rotando en la planta de hematología. Mi padre me preguntó que qué se suponía que hacíamos al pasar planta. Porque él, lo único que veía cuando algún familiar había estado ingresado, era que el médico se pasaba 5 minutos y hasta mañana no lo vuelves a ver.

Por un momento, casi me ofende, jaja. Teniendo en cuenta que, en la sección  de la planta que estoy rotando (excluye a los pacientes que ingresan para un trasplante y sus complicaciones) como mucho hay 14 ingresados... implicaría una hora y 10 minutos de trabajo al día. ¿A qué se supone que dedico el resto del tiempo?

He de decir que mi padre es profesor. La comparación viene a ser similar a si yo pensase que un profesor solo trabaja las horas en las que está impartiendo clase.
Y así traté de explicárselo...

Pero puedo entender que cunda el pánico y que entre la población general parezca que el médico pasa a saludar, a explorar (en el mejor de los casos) y después se dedique a tomar el café o jugar a Anatomía de Grey.

Voy a intentar desmontarlo... Entonces... ¿Qué leches hacemos cuando pasamos planta?

Mi jornada laboral teórica es de 8 a 15 horas (la realidad es que desde que soy R2, no he salido ningún día a las 15 horas...) Pero no creo que nadie haya visto a un médico pasando planta a las 8... Así que... procedo!! =)

8 - 9 horas  -->  tomar el café.  No... en serio... Sesión. En las sesiones diarias comentamos en primer lugar los pacientes que han ingresado durante la guardia para el mejor abordaje posible durante el tiempo de ingreso. También, en función del día, hay sesiones específicas sobre algún aspecto de la especialidad (pacientes de
consultas externas, propuestas para trasplante, sesiones formativas donde alguien expone un tema...) En general, en las sesiones se trata de poner en conocimiento al resto del servicio de lo que está pasando... para ayudarnos entre todos y para coordinarnos.

9 hasta.... que terminemos --> pasar planta "en sí".
(Recuerdo que esto es siempre en relación a mi especialidad)
Tiendo a empezar por los pacientes más complejos o que pienso que van a requerir de cambios y realización de gestiones a primera hora de la mañana.
Reviso sus analíticas, solicito transfusiones en el caso de que hiciera falta, reviso los  últimos episodios de fiebre, resultados de pruebas anteriores que pudieran estar pendientes... etc. Y paso a verlos.
Cuentan si hay alguna novedad en cuanto a sus síntomas y procedo a explorar.
En general, en hematología solemos hacer una exploración básica diaria que incluye la auscultación cardiopulmonar y revisión oral. Generalmente también exploramos abdomen (pero algún día, si el paciente está asintomático, puede no ser necesario)
Según el paciente y el momento del tratamiento, explico en qué punto estamos, los resultados de la analítica del día y los pasos siguientes a dar.

Bien... sencillo, ¿no?

Pues después... toca hacer cosas (la parte que no se ve...) 

- Escribir la nota de evolución (con un soporte informático que no siempre facilita las cosas)
- Realizar todas las gestiones que sea preciso realizar: solicitar valoración por parte de otros especialistas, realizar los cambios que haga falta en el tratamiento del paciente e informar a enfermería de los cambios...
- Solicitar pruebas diagnósticas (analíticas diarias para la mayoría de los pacientes, exploraciones radiológicas para quienes correspondan... etc etc etc)
- No en todos los pacientes ni todos los días... pero sí todas las semanas: realizar técnicas (en nuestro caso suele ser realización de aspirado/biopsia de médula ósea (unos 20 minutos entre unas cosas y otras)y  administración de quimioterapia intratecal con punción lumbar previa (entre 5-20 minutos según las dificultades que se presenten...jaja)
- Pautar quimioterapias (al no ser un tratamiento "cualquiera"
- Elaborar informes de alta (y nuestros informes con frecuencia ocupan 3-4 folios por las dos caras!!! ¡¡Eso no se escribe solo!!. Hacer recetas (lo de la receta electrónica será muy cómodo para otros... pero se pierde muchíiiiiiiiiiiiisimo tiempo en hacerlas...)

Y perder el tiempo con los mil y un problemas informáticos que hay a lo largo del día...


Y a todo esto hay que añadir la parte de... PENSAR. Porque como decía el internista con el que roté... "A nosotros nos pagan por pensar"... Pensar qué es lo que le está pasando a determinado paciente... reflexionar sobre sus síntomas y la concordancia o no con las pruebas complementarias, buscar información, consultar el tratamiento más adecuado...


Y sumadas a todas estas cosas (que hay que hacer con todos los pacientes...) falta una de las partes más importantes: Las interrupciones. Interrupciones son las llamadas por teléfono que hay que resolver (llamadas desde farmacia porque consideran que el tratamiento que has pautado no es exactamente correcto, llamadas desde micro porque a X paciente le ha salido postivo tal microorganismo en un hemocultivo, llamadas desde enfermería de otras plantas porque tienen duda con X paciente, llamadas desde otros hospitales de la región porque compartís algún paciente o porque quieren trasladar un paciente a tu centro). Atención directa a otros especialistas que vienen a comentarte al paciente por el que has consultado o vienen a comentarte a algún paciente que requiera de la atención de un hematólogo, preguntas o dudas de enfermería sobre los pacientes...

Y a tooooooodo esto... hay que añadir... que los pacientes pueden estar bien... pero pueden no estarlo. Pueden empeorar durante la mañana o inestabilizarse. Y eso puede requerir de gran parte de tu tiempo durante la mañana. Lo que hará que el resto de tareas se retrasen.

Conclusión: ¡todavía estoy esperando el día en el que salga a mi hora! =)

Espero haber aclarado algunas cosas y remarcar que todas las acciones... ¡¡hay que pensarlas!! Esto no son matemáticas. Si así fuera, el personal sanitario podría sustituirse por un ordenador y fin de la historia =)

8 comentarios:

  1. Hola!
    Una entrada muy interesante. Me llama la atención lo de tu padre y lo de que la gente no sepa que hace un hematólogo en planta. Como sabes, yo estuve allá por cuarto por allí, y la dinámica es muy parecida a otra especialidad médica pasando planta (con la salvedad de que vuestros pacientes son muy, pero que muy especiales). Y supongo que cuando se ponen muy malitos tiene que ser muy estresante. Todo un mundo, vamos.
    Para que luego digan que la planta es fácil.
    Un abrazo y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja no solo en hematología. La verdad es que es un poco complicado saber que hace cualquier especialista cuando no hace lo que la gente ve. Por eso puse el ejemplo de la docencia. Curiosamente en mi familia hay muchos docentes y yo sé que su trabajo no implica únicamente impartir las horas de clase y ya está. Pues lo mismo al pasar planta. La planta no es fácil. Aunque tiene la ventaja de que el paciente está "controlado". A diferencia de la incertidumbre del paciente de la consulta.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. ¡Qué entrada más bonita! :)
    Me encanta pasar planta. De cualquier especialidad, en general. Leerme las historias clínicas, ir a ver al enfermo, hablar sobre qué hay que hacer con el tratamiento, mirar las pruebas complementarias...
    Pero como estudiante, la parte que menos estimulante me parece es la de sentarte al final de la mañana con el adjunto, a escribir tooooodo lo que habéis estado haciendo... Hacer las cosas y pensarlas me encanta. El papeleo y la burocracia no tanto, jeje :)
    Durante mis cortas prácticas en Hematología no pude pasar planta, porque estuve en el área del laboratorio, así que me gusta poder aprender con esta entrada un poco sobre lo que hacéis :)

    ¡A disfrutar de la planta de Hematología, pues, que es lo que toca! :)
    Un abrazo y muchas citoquinas,

    Leucocito Curioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja entiendo que como estudiante eso no es estimulante... Pero no todo está tan "separado". Jaja y mientras escribes, revisas la historia y piensas. Es todo una mezcla.
      Eso sí... TODA la burocracia yo también la odio y muchas cosas sigo sin entender por qué tenemos que asumirlas nosotros.

      Esta era una entrada no muy centrada en la hematología. No se diferencia demasiado de lo que se pueda hacer en otras plantas de médicas. Pero la clínica de la hemato es muy chula.

      Espero que tu curiosidad de leucocito se deje caer por aquí (y espero sacar momentos para no dejar esto demasiado abandonado y satisfacer precisamente esa curiosidad que es algo que no hay que abandonar nunca en la medicina ;) )

      Eliminar
    2. Jeje, ¡me mantendré alerta a todo lo que publiques para devorarlo lo más fresco posible! :P
      Acabo de caer en que no había puesto un link a tu blog en la barra lateral del mío. ¡Qué torpe! :) Pero ya está, error solventado!!

      Nos seguimos viendo en la blogosfera :) Al fin y al cabo, todo leucocito que se precie proviene de una buena (bone) Marrow :D jeje

      Eliminar
    3. Pues pásame el enlace de tu blog, porque no consigo acceder!!

      Eliminar
  3. ¡Aquí tienes! :)

    https://leucocitocurioso.wordpress.com/

    Espero consigas entrar, por mi parte eres bienvenida, jeje :)

    ResponderEliminar
  4. Sí señor, sí señor, sí señor.
    "Nos pagan por pensar". Me encanta :)

    Anda que no se trabaja en la planta...alguna vez que he rotado por allí hay tareas por hacer todo el tiempo, interrupciones y tareas nuevas con mucha frecuencia, muchos días los médicos acaban más tarde del horario oficial...
    Sois unos campeones :)

    ¡Un abrazo, súper hematóloga! ;P

    ResponderEliminar