jueves, 8 de marzo de 2018

Tan solo dos palabras - Conversando con pacientes

Llevo una semana en la que he soltado 3 veces el mismo discurso. El mismo desgraciado discurso.

Han sido tantas veces que ya no me pongo nerviosa.

 Hombre o mujer. Abuelo reciente a punto de jubilarse o la niña de la casa...
He visto su hemograma y sus blastos antes de haberle visto la cara.
Antes de saber si es gordo o si es alto o si llevará el pelo suelto o recogido.

Saludo. Me presento. Y les cuento por qué yo... precisamente YO, residente de hematología, estoy ahí.
Ellos han venido solo porque tenían fiebre o solo porque se encontraban algo más cansados o solo porque les habían salido unos moratones.... o peor aún... porque les han llamado del laboratorio porque tienen que repetirse la analítica. Ese mismo día.

La explicación inicial es muy breve... luego intento sonsacar algo de información. Buscar síntomas si no los hay, explorar... Ganar tiempo... preparar el terreno.
La mayoría de las veces intento averiguar en sus miradas o en sus palabras "si se huelen algo". Casi nunca se lo imaginan.

Cojo aire (da igual que sean 3 veces en una semana y muchas veces más en 3 años... da igual que ya no me ponga nerviosa... pero siempre cojo aire)

Francisco o Carmen o Laura o Pablo...
"No tenemos buenas noticias" Pausa de un segundo. Tiempo suficiente para que dejen de preocuparse por si van a llegar a tiempo al cumpleaños que tenían esa tarde y solamente me miren.
"Hemos visto unas células en la sangre que nos han llamado la atención y  que no es normal que estén ahí" Pausa de otro segundo para dejar que traguen saliva.
"Susana,  lo que pensamos que tiene se llama leucemia aguda"

Doy dos segundos.

No sé lo que es estar en el otro lado, pero me fijo en sus caras. En las del paciente y en las de los familiares.

Y sigo hablando. Y les hablo de un mes de ingreso al menos,... y de tratamiento y de bajadas de defensas y de transfusiones... Les hablo de que se le colocará un catéter central, de analíticas diarias, de aspirados de médula... Les hablo de  conocer el nombre y el apellido de la enfermedad.Les hablo del régimen de visitas, de aislamiento, de muchas cosas más.

Pero ellos ya no me escuchan. Lo cuento solo para mí. Sé que se lo tendremos que repetir unas cuantas veces más. No pasa nada.

Analizo sus caras. Sus gestos

La nuera de Vicente se apoya poco a poco en la pared. Hace medio minuto que no escucha nada. Se le enturbian los ojos. Le invito a que se siente o que salga del box si necesita despejarse.
Vicente no dice nada.  El cumpleaños ya no importa. Ni el viaje tan planeado que tenía para dentro de un mes por sus bodas de plata.

Si hay un diagnóstico absolutamente demoledor en Hematología, es este.


Hago un intento de romper el bucle. "A día de hoy tenemos tratamientos eficaces para curar su enfermedad y para eso está aquí y para eso estamos aquí" Que no todo sea un túnel oscuro...  Que al menos, esa noche horrible Paula se abrace a esas palabras mientras ordena en su cabeza qué les dirán a sus hijos de 4 y 8 años.


No sé lo que es estar al otro lado. Pero nunca me dejará de impactar la cantidad de planes y de esquemas que rompen tan solo dos palabras: leucemia aguda.


Rompo un poco con la dinámica de las entradas postMIR porque ¡menuda semanita que llevamos!

Mañana hace 5 años desde la última vez que hablé con Mònika.  Amiga mía.
Gracias por enseñarme a vivir.

martes, 6 de marzo de 2018

¿Cómo hago una lista de hospitales? - Consejos post-MIR VI


Hoy os traigo una pregunta realizada en el Blog... que es cómo hacer una lista de hospitales.
Os recuerdo brevemente otras entradas similares, por si os pueden resultar de utilidad.

1. ¿Y si repito el MIR?
2. No tengo NI IDEA de qué especialidad hacer
3. ¿Y si no me da para mi primera opción?
4. ¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de elegir una especialidad?
5. ¿Qué tengo que preguntar en los hospitales?


6. ¿Cómo hago una lista de hospitales?

El otro día, Nuria en un comentario (intentaré ir respondiendo a todos poco a poco...) preguntaba si tenía alguna entrada sobre cómo hacer una lista de hospitales.

Pablo respondía a esa pregunta con su experiencia.

Voy a contar lo que yo hice primero (por si a alguien le sirve) y lo que os diría hoy (que no difiere de la respuesta que dio Pablo) 

Lo que yo hice...

IMPORTANTE: LO PRIMERO ES RECOGER LA INFORMACIÓN DE LOS HOSPITALES (ver consejo post-MIR V) 

* Documento de texto y escribir (es bueno escribirlo, porque significa que te has parado a pensarlo) Lo titulé "Proyecto LISTA" (así de dramático...) 

1. Orden de prioridad de especialidades (creo que es una locura hacer una lista de hospitales si tienes más de dos especialidades como opciones reales) 

2. IMPRESCINDIBLES para la residencia
 (Esto es muy personal: yo consideré como imprescindible: que se libraran las guardias y que se permitieran los rotatorios externos) 
  Tened en cuenta que para alguien el "imprescindible" puede ser perfectamente que la especialdiad esté en una ciudad en concreto.. y me parece totalmente respetable. 

3. Imprescindibles para la especialidad
 (Aquí entra en juego todo lo que os hayan metido en la cabeza que es absolutamente indispensable para vuestra especialidad. Yo aquí tenía puesto "trasplante alogénico" **Para los que quieran hacer hematología, os aviso que a día de hoy, no lo tendría como imprescindible.  Lo pongo como ejemplo) También podrían entrar en juego vuestras preferencias y prioridades. Quiero decir... si por ejemplo quieres hacer Medicina Digestiva y lo que más más más te gustaría en el mundo es formarte es en hepatología... pues evidentemente tendrás que tenerlo en cuenta a la hora de seleccionar un hospital) 

4. Positivo para la residencia y especialidad: Aquí puse un cajón de sastre  de cosas que consideraba positivas para mí, que incluía cosas como
  - El menor número de años de guardias de puertas
  - En el caso de hematología... que el centro llevase linfomas
  - Que la hematología pediátrica la llevase hematología... 
  - Que facilitasen la asistencia a cursos y congresos
  - Implicación en la docencia
  - Etc etc... todo lo que se os pueda ocurrir 

Teniendo en cuenta que... cosas positivas, no significa lo mismo que cosas IMPRESCINDIBLES.


Después de esta organización mental, creé unas tablas, que exactamente eran así: 


Llenaba los recuadros de "pros y contras" en función de lo que consideraba como cosas imprescindibles, aspectos positivos y aspectos negativos. 

En "organización general de la residencia" escribía los sitios por los que se rotaba y la duración de las rotaciones ( Consejo de hoy: "Esto es lo de menos.. en serio... generalmente da igual si algo está puesto antes en un sitio que en otro... siempre os va a parecer que es demasiado pronto para asimilar la información... jajaja". En serio.. no baséis vuestra elección en la organización de los rotatorios (otra cosa es en el contenido de los mismos...) ) 

En el apartado "guardias" ponía el tiempo que se hacía de guardias de puertas, cuándo se empezaban a hacer guardias de especialidad y el número de guardias al mes que se hacían más o menos.

Por último... en "impresión subjetiva" intentaba plasmar las sensaciones que había tenido al visitar un determinado hospital o a hablar con los residentes. 


En su día... me volví súper loca, y pregunté en cuarentamil sitios. Así que, necesitaba que la información fuera homogénea y estuviera resumida así. De esa manera podía hacer que me plantease sitios que inicialmente no me parecían una opción... o al contrario, que dejase atrás sitios que inicialmente me parecían buenas opciones. 


Con tooooda esta información, hice mi lista (que considero que fue... excesivamente racional. Me faltó establecer un sistema de puntuaciones y crear una fórmula en excell que me ordenase matemáticamente los hospites) 


De manera, que todo esto os lo dejo por si os sirve de algo u os da paz... (sobre todo si os da paz... jaja) 


A DÍA DE HOY...

PONEDLE UN POQUITO DE CORAZÓOOON
 
Y aquí copio el consejo de Pablo (con su permiso) ya que la elección dependerá de muchos aspectos:

1. Circunstancias personales: yo creo que está bien cambiar de ambiente, pero oye... entiendo totalmente quien no lo considere por familia, pareja, amigos...  Que la ciudad te atraiga o no te atraiga en absoluto...

2. Circunstancias profesionales:
El hombre propone y Dios dispone... 
El resi que os informe es una persona normal y corriente. Vamos... que puede ser simpatiquísimo de la muerte o un cardo borriquero. Y eso influye muchísimo en la impresión que os vayáis a llevar de un sitio. Y algunos dirán "pues fenomenal... porque yo no quiero hacer la residencia con un cardo borriquero"... NI YO... pero es que ese cardo borriquero igual termina la residencia en dos meses y en realidad nunca ibas a coincidir con él... jajaja 
Los adjuntos también son móviles, pero mucho menos. ¿Y? Hasta que no estás dentro... no vas a saber cómo es realmente un servicio. 
(Mi consejo aquí es que obtentgáis información de fuera del hospital... "cuando el río suena... agua lleva". No es del todo fiable... Pero si en 5 hospitales de la provincia os están diciendo que el ambiente en ese 6º hospital tiene fama de ser malísimo o buenísimo... tendréis que darle cierta credibilidad) Es complicado que una persona hable muy mal de su servicio (a menos que esté viviendo una pesadilla o sea increíblemente sincero... ) 

El resumen final es el siguiente:
- Elijáis donde elijáis... cuando pasen los 2 primeros años (a veces 3) de residencia... pensaréis en prácticamente la totalidad de los casos... que seguramente cualquier otro sitio era mejor que el vuestro (y habrá cientos de personas en otros hospitales pensando exactamente lo mismo... jaja) 
- Elijáis donde elijáis, la residencia va a depender en buena parte de vosotros (evidentemente en un sitio donde os allanen el camino, os será más cómodo y probablemente seáis más felices)
- Elijáis donde elijáis, probablemente saldréis mejor formados de lo que pensáis. 


La felicidad no es un sentimiento contrario a una buena formación. 
Aunque hacer la residencia no es estar de vacaciones en Hawái. En la residencia vais a trabajar MUCHO. Pero es importante que ya que trabajas... al menos estés contento... jaja =) 


En conclusión: haced preguntas lo más objetivas posibles. Plantearos qué es lo que queréis y lo que no queréis... y ponedle un poquito de corazón.


domingo, 4 de marzo de 2018