lunes, 17 de octubre de 2016

Quiero ser donante de sangre

La historia comienza con una donación... sea de sangre periférica, de sangre de cordón umbilical o de "médula ósea"... Pero el principio de todo, es el DONANTE.

No voy a entrar lo que significa donar tus órganos. Pero parece que resulta más sencillo dar el "sí" cuando uno está en el más allá que cuando está vivito y coleando. Parece que con el tiempo se ha quitado del lugar de honor que merecen los donantes de sangre. Sin duda un trasplante de riñón podrá salvar/mejorar la vida de una persona... ¡¡¡Ni más ni menos que lo que conseguimos con una transfusión correctamente indicada!!!

Poco a poco iré explicando qué sucede con la sangre que se dona.

Pero hoy quería devolverles el lugar que merecen los donantes de sangre. A todos ellos... ¡¡¡GRACIAS!!! Probablemente no sois realmente conscientes de lo que implica el tiempo que habéis dedicado a vuestra donación.

¿Quieres ser donante? ¿Tienes preguntas?

¿Cuáles son los requisitos?
- Edad: tener una edad comprendida entre los 18 y los 65 años (habitualmente 60 años máximo si es tu primera donación)
- Pesar al menos 50 kg.
- Presentar buena salud (no estar pasando por un proceso infeccioso como catarro, fiebre, diarrea... en el momento de la donación, por ejemplo)
- Rellenar un cuestionario con preguntas acerca de tu salud (patologías que padezcas, medicación que tomas), viajes recientes, conductas de riesgo...
- Pasar la revisión médica previa a la donación: en esa revisión se tomarán constantes (presión arterial y pulsaciones) se hará una medición de la hemoglobina y se incidirá sobre las preguntas previas del cuestionario rellenado


¿Me pueden excluir de la donación? 

No son muchas las circunstancias que excluyen a un donante de manera definitiva. Algún ejemplo de ello es padecer o haber padecido alguna enfermedad importante: cáncer, determinadas enfermedades de la sangre, algunas dolencias cardiacas, ictus, diabetes en tratamiento con insulina, ...

Sí que existen circunstancias que puedan excluirte como donante de una forma temporal. Por ejemplo: haber pasado por cirugía mayor, procedimientos endoscópicos, tatuajes, cambios de pareja recientes, viajes recientes a determinados países, o la toma de determinada medicación (son muy pocos los fármacos que excluyen). Estas, y otras circunstacias, pueden exluirte como donante durante un periodo variable de 4-6 meses (en algún caso ha de pasar 1-2 años)


No superar el reconocimiento médico puede también excluirte de manera temporal: por ejemplo, tener una cifra de hemoglobina por debajo de valor límite.

El hecho de que seas excluido de manera temporal de una donación, obedece a dos situaciones:
- La primera es proteger tu propia salud. Sin duda, tu sangre puede salvar la vida de una persona. ¡Pero no a costa de tu salud!
- La segunda, no menos importante, es proteger la salud del receptor


¿Cada cuánto puedo donar?
Tiene que pasar al menos 2 meses entre una donación y otra. Se permite donar hasta 4 veces al año en el caso de los varones y 3 veces al año en el caso de las mujeres.
En algunos casos se puede recomendar espaciar más las donaciones.


¿De verdad hace falta tanta sangre?
La verdad es que sí... los componentes de la sangre tienen un duración limitada, no aguantan congelados por meses o años hasta ser utilizados y hay muchos pacientes con alto requerimiento transfusional (principalmente enfermedades hematológicas) ¡¡Nunca serás rechazado porque haya exceso de donantes!! =)

¿Dónde se puede donar?
En los centros de transfusión de tu comunidad autónoma. En los servicios de transfusión (por lo general) de tu hospital de referencia. En los puestos móviles de donación que acuden a facultades, centros de salud y otros puntos de la ciudad.
Simplemente... ¡en el sitio que te pille más cerca en el momento adecuado!

Dejo ESTE ENLACE muy completo sobre los criterios básicos para la donación del Ministerio de Sanidad.


Y tú... ¿quieres ser donante?



viernes, 14 de octubre de 2016

Hemoterapia

Tengo pendientes muchas entradas atrasadas... pero la vida no me da para mucho más. Y vivo entre guardias y sesiones...

Después de varios meses rotando por "la clínica", ahora estoy en una sección de mi especialidad totalmente desconocida  para la población general, para otros especialistas... ¡¡y para mí misma!!
Y eso que forma parte del título que tendré, si Dios quiere, como especialista: HEMOTERAPIA

La hemoterapia trata de la medicina transfusional... Trata de donantes, de grupos sanguíneos, de compatibilidades, de anticuerpos, de concentrados de hematíes, plaquetas, plasma, de factores de coagulación... la hemoterapia trata de receptores de esos productos.

Todo ese mundo desconocido, forma parte de mi especialidad.

Acabo de empezar en ello y ya me he dado cuenta de que se trata de temas muy atractivos para la población general (población generalmente sana y protagonistas principales de este mundillo).
Así que voy a ir publicando poco a poco entradas relacionadas con ello. (Estarán etiquetadas como "Hemoterapia")

Se admiten preguntas =)

viernes, 5 de agosto de 2016

La verdad... - Conversando con pacientes

- ¿Esto es el final?  Dime la verdad...
- ¿Tú qué piensas, Alba?
- Yo creo que sí...

Y dejé que el silencio tejiera las palabras que ya sabías.

Qué dolor extraño debe ser ese que no se calma con pastillas, ¿eh? 

Me gustaba cómo combinabas la ropa, te lo dije... 
Me gustaron aquellas conversaciones en las que te sincerabas, porque no había moros en la costa. 
No me gustaba tragarme las lágrimas y que se me empañasen las gafas con la mascarilla puesta. 
Me gustó que tu marido me contase tu historia, mientras ya solo respirabas.

Querías la verdad. 
Y querías estar en tu casa. 

Siento no haber podido conseguir tu segundo deseo. 


El resto de aquella conversación queda entre nosotras, princesa. 



miércoles, 8 de junio de 2016

Cómo sobrevivir a una guardia I: Material de trabajo (manuales de urgencias, etc...)

Hace casi un año de mi primera guardia. Desde entonces, no solo han llovido meses. También han llovido guardias. Y sin saber exactamente cómo... soy R2 (D2... sí... necesitaba soltar la payasada, porque ahora mismo es lo único gracioso del asunto...)

Podría contar (y contaré... si encuentro el momento) los cambios morales que suponen el ser R2. Pero  igual no es el momento. Y tengo un par de entradas pendientes sobre las guardias. Especialmente haré referencia a las guardias de urgencias.



Pues sí... señoras y señores, algunos de los que me leíais hace no tanto, hoy sois R1 haciendo un aburrido e insoportable curso de urgencias. Mi consejo ahora mismo es... SED FELICES en vuestro aburrimiento... jajaja. Porque a mí en su momento me parecía absolutamente increíble que me pagasen por asistir a esas charlas. A día de hoy me parece increíble que me paguen tan poco por este horario y este sufrimiento... jaja. Pero he dicho que iba a dejar lo "malo" de lado, que hoy estoy la mar de pesimista.

Yo he venido a hablar de las guardias. Y como a algunos les urgirá un poco más el tema, hoy empezaré con....

Cómo sobrevivir a una guardia: 
"MATERIAL DE TRABAJO" 


1) LO IMPRESCINDIBLE: Si tu hospital utiliza firma digital con tarjeta... lo imprescindible para una guardia es que estés tú y la tarjeta. Lo demás... se puede conseguir de alguna manera... =)

2) LO BÁSICO: Un fonendo y un boli (yo suelo llevar 3, porque no hay una guardia en la que no pierda un boli o me "roben" uno) Y esto es básico y no imprescindible, porque en el caso de que, por lo que sea, no lleves fonendo, siempre puedes mendigar alguno de alguna planta y el boli... siempre se lo puedes pedir a la tonta que lleve 3 bolis... pero haz el favor de ¡¡¡devolvérselo!!!! Esto se lo dedico a las decenas de peronas que se llevaron mis bolis... sabéis dónde encontrarme ;)

3) LO GUAY: Un pulsioxímetro. La verdad es que yo lo tengo y lo uso un montón. Sobre todo en invierno. Luego ya puedes tener un martillo de reflejos (pero eso se puede obviar con un buen golpe de fonendo) y... una linterna. La mayor parte de la gente usa la del móvil (yo incluida), pero es verdad que no es lo mismo. Porque no le puedes meter el móvil entero en la boca del paciente.

4) LIBROS
Oh dilema...
Os diré que en las primeras guardias, como tenéis el MIR tan reciente, pensaréis que los pacientes probablemente tienen enfermedades rarísimas, autoinmunes todas ellas... y os agobiaréis. Os pondréis muy nerviosos pensando que nadie se las va a diagnosticar y que su vida y su futuro tratamiento, dependerá de vosotros.
Con el tiempo iréis cambiando el concepto. Os daréis cuenta de que la mayoría de las urgencias son un A, B y C. Que solo algún caso se saldrá de "lo habitual" y que sin duda, su diagnóstico con casi total probabilidad, no dependerá de vosotros. Porque vosotros estáis para resolver lo urgente (y cuando lo interioricéis, viviréis más en paz con vosotros mismos)

Por lo tanto... no resolveréis una guardia de urgencias con el Harrison... ni con manuales del MIR... (Oohhhh... jaja)

Yo veo importante un buen manual de urgencias. Os contaré un poco mi "experiencia":


Manual de bolsillo 
Yo quería un manual manejable, de bolsillo, pero con "información". Y en un año he sido incapaz de conseguirlo. ¿Por qué? Porque la mayoría de ellos son guías de urgencias de hospitales, que suelen editarlas las farmacéuticas, y a menos que le intereses a la farmacéutica en cuestión (y hemato no le interesa a ninguna de esas) no lo podrás conseguir. Llegué a escribir un email a una de ellas llorándole y diciéndoles que pagaba por ello. Y nada. Igualmente os daré algunos títulos (alguno podréis descargároslo gratuitamente en pdf: Guía de actuación en urgencias (Hospital El Bierzo), Guía de urgencias de el 12 de Octubre, Manual de urgencias del Hospital de Toledo, Manual de urgencias del Reina Sofía... (He citado estos, porque son los más escuchados, y los que más famillia tienen dentro de los manuales de hospitales. Os dejo este enlace de un blog por si os sirve (podéis consultar algunos de ellos) Y si conseguís alguno en papel... ¡¡Enhorabuena!!... jaja


Otros manuales
(Os pongo un boli de referencia para que veáis un poco los tamaños) 

Medicina de Urgencias (Ed Panamericana) 
Me hablaron de este manual y al verlo... me pareció bastante gordote como para llevarlo y traerlo de una guardia. Reconozco que solo lo juzgué por fuera... Porque fue abrirlo y convencerme. Tanto que desde hace casi un mes, forma parte de mi material para las guardias. (Eso sí... lo dejo en la taquilla del hospital porque pesa un huevo)
Por lo tanto...
VENTAJAS: Es un manual completo, pero que no se pierde en la obra y milagros de las fisiopatologías y demases. Es un manual con buena base científica (reconozco que lo malo de algunos de los manuales que citaba anteriormente y que he ojeado en más de una ocasión, es que  tienen algunas cosas que se basan en "su experiencia"... y la experiencia le vale a cada uno en su práctica. Pero a mí no me vale divulgar así como así  la experiencia sin ciencia. Así que ojeé algunos temas polémicos y me pareció correcto) Quizás, LO MEJOR, son los algoritmos diagnósticos y terapéuticos. De hecho, algunos me los he copiado en una libreta aparte para tenerlos más a mano.


Muestra del manual por dentro
INCONVENIENTES: El tamaño. Es necesario tener un box fijo en urgencias o tener un hueco para dejarlo cerca de los ordenadores, porque pasearlo es un dolor.  Y de quitarle algo... le quitaría los capítulos que dedican a maniobras más de "intervencionismo". La verdad es que a la mayoría de las técnicas les sobran las grandes explicaciones. Porque se aprenden haciéndolas, no leyéndolas.

En conclusión: Muy buen manual para estudiar en casa y para usar los algoritmos en urgencias (si disponéis de taquilla donde dejarlo)

Os dejo aquí el enlace por si os interesa consultar un poco más.



La guía de terapéutica antimicrobiana "Mensa",en mi hospital se usa como si fuera la Biblia
 Hay otro libro de antibióticos americano muy popular y muy bueno (conocido como "el chino"), pero que tiene la letra muy pequeña. Lo bueno del Mensa, quizás, es que está más adaptado a las resistencias en España.
El Mensa lo regalan... y se puede conseguir. Pero hay que estar en el momento adecuado el día adecuado... y eso no es tan fácil... jaja. Yo me compré el de 2015 a principios de este año (está en torno a los 30 euros) ¿Y qué pasó? Pues que hace nada conseguí uno gratis de 2016... jaja. Pero no todo el mundo lo tiene...  y yo creo que merece mucho la pena.
(Por cierto... este es el tamaño que para mi gusto tendría que tener una guía de urgencias)




Guía rápida de actuación en urgencias:
Me compré este libro al poco de empezar con las guardias viendo que no había manera de conseguir el tipo de manual que quería. Este sí que es un manual de bolsillo. Ahora... la información es limitada. Es un manual para cuando tienes claro el diagnóstico (o al menos cuando lo tienes bien orientado) Cada página es una "ficha" que aborda un problema. Te dice las pruebas que tienes que pedir, el tratamiento, en qué casos el paciente debería quedar en observación...
Me costó creo que unos 17 euros.

Así que:
VENTAJAS: manejable. No ocupa ni pesa nada.. no me cuesta nada tenerlo en las guardias. Yo lo consulto sobre todo cuando tengo que poner el tratamiento de cara al alta cuando no estoy segura de qué analgésico se recomienda más o si debe llevar algún otro tratamiento como soporte.

INCONVENIENTES: Es rápido, así que está la información justa... y en ocasiones se quedará corto.  No la he usado tanto como me habría gustado, porque, como he dicho al comienzo, las urgencias acaban siendo un A, B, C. Y una vez que has visto el primer cólico nefrítico... ya te sabes todos. Y para cosas peculiares, en las que tengas solo la clínica, con muchas posibilidades diagnósticas, es un manual que no te va a sacar del apuro.

Ahora, esto va por personas... porque mi compi de guardias lo tiene y lo usa un montón.



Como conclusión en cuanto a libros... os sigo aconsejando un manual mediano. Al final yo no lo he echado tanto de menos porque tengo uno con mucha información y bastante bueno y otro manejable y pequeño (y porque es raro que no haya un manual de urgencias pululando por algún box)

Y el Mensa o "El chino" yo creo que son fundamentales para cualquier médico que trabaje con antibióticos... (casi todos, vamos) E imprescindible para especialidades médicas (este es un comentario aparte de las guardias)



(Información al lector: la única parte de la entrada que es patrocinada, es la referente al Manual de "Medicina de Urgencias" de la editorial Panamericana. Mi opinión al respecto no está influenciada por ese motivo, y es exactamente la expuesta)

domingo, 1 de mayo de 2016

Rotatorio R1 - Medicina Interna - Meses 7 y 8

Primer rotatorio que dura dos meses... y se ha notado.


MEDICINA INTERNA

Complicado de explicar para los de fuera del mundillo médico a qué se dedica esta especialidad...
La medicina interna se dedica a todo. Se dedica al estudio  de enfermedades sistémicas, de síndromes desconocidos (hasta que los diagnostican), de pacientes pluripatológicos (con muchas enfermedades) que no se puede controlar por un solo especialista...
Como decía uno de los adjuntos:  "Interna somos todos"

Antes de empezar a contar... si tuviera que definir con una sola palabra mi paso por medicina interna... esta sería: APASIONANTE.


Mi día a día en Medicina Interna
Todos los días acudía a la sesión clínica del pase de guardia y una vez a la semana había además sesión formativa impartida por algún adjunto o residente.
Cada residente con el adjunto con el que estuviera, repasaba los pacientes, los nuevos ingresos y posteriormente pasábamos planta, escribíamos evoluciones, modificábamos tratamientos... y ya. Vamos, lo que viene siendo toda la mañana.
Muchas veces la gente que solo conoce el hospital  por haber sido paciente o familliar de paciente, me preguntan que qué hacen los médicos toda la mañana si por las habitaciones solo están 5 minutos. Pues, aparte de todos los trámites burocráticos, de escribir evoluciones, preparar informes de alta... etc etc... lo que se hace es PENSAR. El adjunto con el que yo iba me lo decía: "Vamos a pensar qué es lo que le está pasando a este paciente... porque en Interna no nos pagan por curar,  nos pagan por PENSAR" 
Y ahí estábamos... consultando libros, artículos... consultando a otros compañeros. Es lo más parecido a las sesiones de House, pero sin tanto noveleo y sin martirizar tanto al paciente.
A veces me llevaba cosas para estudiar en casa e intentar cuadrar la sintomatología del paciente con el síndrome.

Medicina Interna en mis hospital está dividido en consultas externas y en planta de hospitalización. Yo estuve todo el rotatorio en planta de hospitalización.

Evaluación subjetiva del rotatorio
Creo que con la palabra APASIONANTE lo he dicho todo.
Me han tratado muy bien. Si alguna tenía que faltar el adjunto por algo, hacía yo algo de tarea sola (mantenimiento del paciente... porque... lo de PENSAR, como que yo sola no valía demasiado... jaja)  Así que todo el rotatorio ha sido muy supervisado y MUY docente.
Había veces en que las patologías que se vían eran más monótonas y la semana se hacía más pesadita, pero otras suponían verdaderos retos y se convertía en algo realmente interesante.

Pequeño alto en el camino... reflexionando sobre la especialidad ;)
Cuando dudaba sobre qué especialidad elegir acudí a unas Jornadas PostMIR. Mi pregunta fue en relación a Hematología vs Oncología Médica. 
La respuesta de la moderadora (no era de las ponentes, pero casualmente era residente de Hematología) fue muy clara: ¡¡No tienen nada que ver!! Si te gusta la Hematología tienes que dudar con Medicina Interna. 

Y ahí quedó. Ahí decidí que haría Hematología... sin tener muy claro por qué debía dudar tanto con Interna (Pese a que interna formaba parte de mi Top5 de especialidades

Esto no significa que me arrepienta de la elección... al contrario... creo que si era esto con lo que tenía que dudar y esto me ha encantado... con la Hemato lo voy a flipar también.

He aprendido + Curiosidades...
- A ver una analítica y fijarme en... TODO. No pasar ningún dato por alto... Ya no es mirar la creatinina, la PCR, la hemoglobina... es TODO... Cualquier variación, por mínima que sea, es importante.
- Que la incertidumbre del "qué tendrá el paciente" a veces se resuelve y te "encanta el diagnóstico", otras veces no te encanta.. y otras veces... no se resuelve y acaba en el triste cajón de lo idiopático.
- A no enamorarme de un diagnóstico. Eso me lo decía un residente mayor, e intento repetírmelo muchas veces... Porque si no, acabas dejando el diagnóstico diferencial de lado, y si el diagnóstico del que te has enamorado no se confirma, toca volver a empezar.
- Que "nos pagan por pensar"... ¡¡y vaya lo que cuesta pensar!! 
-  Curiosidades clínicas... una y un millón... la interna es así... Ahora mismo ni siquiera se me ocurren ejemplos.
- He realizado una paracentesis. Otra...  sí. Con la confianza del adjunto diciéndome que no puedo estar nerviosa si tengo todo preparado. Que sea sistemática, y que si no sale a la primera, saldrá a la segunda mientras sea sistemática. Me lo apunto.
- He visto el diagnóstico de patologías hematológicas desde CERO. 
- Que los internistas están infravalorados en un mundo en el que todo el mundo se encierra en su parcela "y de lo mío no es"... Pero interna somos todos =). Y yo quiero que no se me escape del todo el alma de internista, aunque no sea "de lo mío".  
- La verdad... es que creo que he aprendido a ser mejor clínica... 
- Que la medicina es eterna... y si alguien se acerca un poquito a la eternidad, es algún internista... ;)