martes, 21 de febrero de 2012

... y Manuel paró... y yo también.

Manuel ingresa por un aumento de su disnea habitual... uno más.
Manuel presenta como antecedentes personales una Diabetes Mellitus tipo II, mal tratada ... uno más
A Manuel alguien le dijo alguna vez que tenía la tensión alta y toma medicación para una arritmia (él no sabe muy bien... te enseña la cajita...) ... uno más.
Manuel fue fumador durante muchos años, pero ya no fuma.... otro más
Manuel tiene 75 años... y es de los más jovencitos de la planta.


¡¡Bienvenida a Medicina Interna!! (me repito día tras día...)


Manuel presenta sibilantes en ambos campos y se ausculta algún crepitante... pero parece encontrarse mejor. 
Al día siguiente ya no se encuentra tan bien. 
Poco a poco, Manuel, todo irá bien.


Manuel dice estar peor. Ausculto unos sibilantes inspiratorios y espiratorios flipantes. El residente me confirma que sí, son fuertes. Pero los ha oído peores.


Fin de semana...


Manuel está peor. Se quita la CPAP por la noche... o eso cree todo el mundo. (¿Qué narices les pasa a todos con la CPAP? - pienso a diario-)


Manuel pasa buena tarde. Quiere tomar leche. 
Manuel pasa una noche horrible. La médico de guardia se plantea si no convendría un traslado a UCI.


Vamos a ver cómo está Manuel hoy...
Habitación 700 algo... cama 3.


Las enfermeras han entrado antes, todo está acelerado. Se abalanzan sobre Manuel.
-¡¡Parad, parad!!... no es de RCP avanzada...


Y paran.


Ya no hay sibilantes, ni crepitantes ni nada.... El latido no se oye. Aún hay actividad eléctrica... poquita... pero hay.
-Espera, no se lo repitas todavía... hay que esperar


Ya no tiene. Ya no hay nada... un poquito... no, ya no.


-Menuda rachita que llevamos...




Manuel sólo quería ponerse bueno. No tiene hijos. No tiene más que a su mujer... Su mujer depende de él, "la pobre -dice- tiene esquizofrenia paranoide". Tiene que ponerse bueno...


Su mujer no se separa de su lado. Sólo hoy, porque tenía gripe. Decía: "gracias, muchas gracias", cuando nos íbamos. 


Manuel no es uno más. Ni su mujer.


Se acabó. Lo dejo... aplazo el examen. Sólo hasta julio. Ya está. Empachada de conocimientos sin llegar a asumirlos...
"El último el último... sólo aprobar... pasarlo pasarlo..." 


Y eso... ¿para qué?. ¿Qué importa un aprobado, o un suspenso? ¿Qué importa un notable o una matrícula?
¿Estamos hablando de una nota o de tener unos conocimientos? ¿Estamos hablando de una nota o estamos hablando de Manuel?


Si no entiendo las cosas, de nada me sirve un sobresaliente. Porque no voy a tratar con notas, ni con currículums... voy a tratar con Manuel, con su mujer, y con el hombre de 80 años que roncaba apaciblemente en la cama de al lado mientras Manuel se apagaba.


No, no me vale con saber 4 cosas de ahí y otras 4 de ahí e ir a probar suerte. No..., hoy no.


Gracias, Manuel... a veces hacen falta cosas como estas para abrirme los ojos.





10 comentarios:

  1. siento irene que hayas pasado una mala experiencia,se nota que estás triste....
    pero tienes razón, a mi madre el otro día la reumatólogo le bajó la medicación y la dijo que estaba muy guapa porque adelgazó,adivina que la hizo más ilusión...un medico tendria que ser la mezcla entre razón y corazón, bss anímate!!!! que si piensas asi serás un gran médico!!!

    ResponderEliminar
  2. Puf!!! vaya historia!

    Te admiro por tu valentía, por tu vocación y por dedicarte a esta profesión tan bonita y dura a la vez.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ojalá todos los profesionales de la salud fuesen la mitad de humanos como tú.

    Abrazos de oso.

    ResponderEliminar
  4. Una dura historia ... ésto es la Medicina, no toda la teoría que tenemos que digerir en la facultad. Ésta es la realidad ...
    Muy buen post y muy buenas palabras.
    Ánimo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene: más pronto o más tarde hay que enfrentarse con la realidad.La Doctora Kübbler Ross inició cursos para profesionales, para saber como vemos la propia muerte y la de los demás...Seguro que habréis estudiado algo al respecto;si no, es muy recomendable hacerlo, para saber a que nos enfrentamos.
      No evita el dolor, pero te permite entender un poco más...¡aunque hay cosas a las que nunca te "acostumbras".
      Ánimo y besos

      Eliminar
  5. Que triste todo lo que has escrito, pero esa es la realidad... como te comenté mi tio es cirujano y ha pasado por varias situaciones asi de tristes... Al final uno se hace fuerte y debes pensar en la cantidad de gente que salvais, que curais y que vuelven a casa con su familia... Animo y sigue con lo que estas haciendo que lo estas haciendo estupendamente.

    ResponderEliminar
  6. Un relato conmovedor... Yo también aplacé una asignatura por no tener los conocimientos bien interiorizados... quizá podría haber ido y sacar un 5... pero preferí esperar, prepararlo bien y hace el examen sabiendo ^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miriam... la mayoría de las veces siento que mis compañeros no entienden para nada mis decisiones... jeej Y menos cuando son de este estilo. No quiero ir a escupir nociones extrañas y sacar un 5... Creo que la carrera no es sólo para aprobar y ya está, y menos cuando se trata de asignaturas importantes... =)
      Un besillo

      Eliminar
  7. Uffff, Irene me has hecho llorar. No puedo decir nada más. Un beso.

    ResponderEliminar